domingo, 30 de marzo de 2008

Telón



“Teatro es todo el mundo, en él los hombres y las mujeres son actores todos.”
William Shakespeare


Acto Primero/Escena primera


(La acción se desarrolla de noche en un cuarto pequeño, mal iluminado, con una sola ventana semiabierta. Sólo hay espacio libre para caminar con dificultad. Hay mucha ropa colgada al descubierto y amontonada sobre una cama. En una esquina está situado un escritorio en el que no cabe nada más, hay varios periódicos tirados en el suelo, al pie de una librera desordenada).
“Una mujer raya con ímpetu la página de un cuaderno y busca ruidosamente hasta encontrar otra hoja limpia. Está casi encorvada frente al escritorio donde hasta hace un momento parecía escribir. Ahora está inmóvil. Es evidente que el sueño ronda muy cerca, le acaricia los párpados, trata de meterse por su boca. Arrastra la silla hacia atrás y se levanta. Se pasea de la puerta al baño, se tira sobre la cama revuelta, se levanta y vuelve al escritorio. De fondo se escucha el sonido de unos pasos lentos que se arrastran hasta la escena y se detienen cuando se perciben más cerca de la puerta. Una voz que también viene de fuera advierte: -- Dijo que no iba a salir, que no le pasaran llamadas. Los pasos se alejan con la misma cadencia del principio. Regresa el movimiento. Escribe.”

Escena segunda

(Un lugar cualquiera: un café internet, un cuarto de estudio, una oficina).
“Un hombre -o una mujer- navega con desgano. Por momentos se detiene, se acerca un poco más a la pantalla y luego continúa. La curiosidad le obliga a hacer una pausa mayor, un nombre conocido, un link, un blog. Lee con curiosidad. Exhala una sonrisa acompañada de un breve sonido nasal – como si en alguna línea se hubiera visto retratado- y tras una breve pausa sigue avanzando. Luego, se levanta, desaparece.”

Escena tercera

(Un lugar cualquiera: una calle, un cuarto, una oficina, el interior de una casa, un almacén, un parque).
“Hombres y mujeres en constante actividad, aparentemente autónoma. Ríen, lloran, trabajan, luchan, aman, juegan, sufren. Los diálogos se entremezclan, todo parece incomprensible. En algún lugar hay un director invisible que va hilando cada trama individual. El drama se desarrolla, sin un tiempo estipulado, de manera pendular entre tragedia y comedia. El final llega cuando la muerte cierra el telón”.

5 comentarios:

La Filistea dijo...

Había puesto un comentario aquí, pero me marco un error.

Va de nuez...y nah que decía que antes no me tomaba tan textual las palabras de Shakespeare, pero la virtud que vos tenés para escribir me confirmó que es cierto.
Todo es como una gran obra, lastima que al cerrarse el telón no hayan aplausos. Así es la vida.

Abrazos.

Vania Vargas dijo...

Acertadísima tu última observación. Triste. Un abrazo para vos.

Prado dijo...

llámese la obra: la evasión del hombre existencial. o la guía práctica para convertirse en un autómata. perdone ud. no ando exitoso en esto de bautizar. Salúdole, empero.

Petoulqui dijo...

O también podría llamarse: "La Calle" y encontrarse en:

http://lasaventurasdepetoulqui.blogspot.com/2008/03/parntesis-la-calle.html

Saludos,

Julio E. Pellecer S.

lusifergua dijo...

Creo que frecuentemente me he encontrado a mí mismo interpretando la escena segunda... Esto de los blogs crea un nuevo vínculo entre personas, es esa sensación de identificación con alguien más, saber que hay alguien que comparte con uno ideas o sentimientos... y que las deja libres por el cyberespacio.