jueves, 16 de diciembre de 2010

El sueño del viento marino

La mujer lo observó dormir un momento. Luego se levantó despacio para abrir los regalos que él le había entregado la noche anterior: un suéter (vendrán días fríos repitió una voz en su cabeza) varios libros (vendrá soledad volvió a decirle la voz).
Entonces regresó a la tibieza de la cama y de su espalda, y lo abrazó como abrazan los que tienen la certeza de las despedidas. Cerró los ojos y, mientras lo escuchaba respirar, soñó con el mar.

7 comentarios:

Anna Cosenza dijo...

Con esto, lloré por dentro.

Vania Vargas dijo...

Gracias por pasar por aquí Anna!!

Amarillo dijo...

Me gusta mucho lo que escribis, y sobre todo el estilo, me gusta la simpleza del lenguaje, y la brevedad de los textos, decis mucho con poco, y logras transmitirlo bien.
Abrazos. :D

Vania Vargas dijo...

Qué alegre recibir tus palabras, buena onda!! abrazos de vuelta. :D

diego dijo...

Formidable. Cinco polillas, querida.

Nish dijo...

Me encanta, en tan pocas lineas que se transmita tanto y que sobretodo nos llegue a esos lugares en donde se conecta con nuestras emociones. Excelente trabajo!

Nish dijo...

Me encanta, corto y preciso pero logra llegar y sacar aquello que no creiamos sentir. Excelente!